Departamento Psicología Clínica

 

La psicología clínica se encarga de la investigación, la evaluación, el diagnóstico, el pronóstico, el tratamiento, la rehabilitación y la prevención de las cuestiones que afectan a la salud mental.

Se trata de una rama de la psicología que atiende las condiciones que pueden generar malestar o sufrimiento a las personas. Para ello se realizan entrevistas personalizadas con el paciente; se le pasarán pruebas psicodiagnósticas y se elaborará un informe especificando diagnóstico y tratamiento psicoterapeutico en función de cada caso.

Este departamento funciona de forma personalizada para cada persona y su problemática. El objetivo es encontrar el bienestar personal.

Habilidades

 Ansiedad y Miedos:

  • Agorafobia
  • Ansiedad generalizada
  • Ansiedad por separación
  • Fobias y miedos:
  • Fobia social
  • Mutismo selectivo
  • Trastorno Obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de pánico

Trastornos de conducta:

  • Trastorno disocial
  • Trastorno negativista desafiante

Trastornos de la conducta alimentaria y problemas con la comida:

  • Anorexia
  • Bulimia

Trastornos del Estado de ánimo:

  • Depresión

Trastorno por movimientos Estereotipados y conductas autolesivas:

Trastornos de la Vinculación

Mejora en Habilidades Sociales

Baja Autoestima

Orientación Familiar

TRASTORNOS DE CONDUCTA:
Estos trastornos engloban una serie de comportamientos perturbadores que suelen
ser de carácter destructivo, negativo y antisocial, junto con transgresión de
las normas. Entre ellos encontramos:

  • Trastorno disocial: Su rasgo principal es un comportamiento constante y repetitivo de violaciones de los derechos básicos de los demás, o de las normas sociales adecuadas a la edad de la persona que lo padece. Puede manifestarse a través de comportamiento agresivo, destrucción de la propiedad, robos, engaños y estafas o violaciones de normas.
  • Trastorno negativista desafiante: El rasgo principal es un comportamiento negativista, desafiante y hostil hacia las figuras de autoridad, de forma persistente. A diferencia del anterior, los que lo padecen, no violan las reglas de los demás de forma grave, o manifiestan agresividad física extrema; sino qe se suele dar en el entorno familiar, con las personas que tiene confianza. Aún así puede generalizarse con el tiempo a
    situaciones como la escuela o la comunidad.

TRASTORNO DE LA VINCULACIÓN EN LA INFANCIA: Es un problema con la interacción social que ocurre cuando se descuidan las necesidades emocionales y físicas básicas de un niño, particularmente cuando el niño es un bebé. Un cambio frecuente en los cuidadores (por ejemplo, en orfanatos u hogares sustitutos) puede ser una causa de este trastorno, sobre todo si fueron alejados de los padres biológicos en los primeros meses de vida.

MUTISMO SELECTIVO: se caracteriza por una incapacidad del niño(a) de hablar en ciertos contextos sociales. El niño(a) siente temor e inseguridad para expresarse, no obstante son niños sumamente inteligente y con gran capacidad perceptiva de saber
diferenciar entre lo bueno y lo malo. Cabe destacar que los niños no están desafiando a sus padres o a sus maestros, haciéndoles la guerra fría. Sencillamente no pueden expresarse en ese momento hasta que sientan la seguridad.

TRASTORNO POR MOVIMIENTOS ESTEREOTIPADOS;  se caracteriza por un comportamiento motor repetitivo, aparentemente impulsivo, y no funcional, que interfiere marcadamente las actividades normales y, a veces, puede dar lugar a lesiones corporales.

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA:

  • Anorexia nerviosa: Pérdida de apetito debido a razones emocionales. Falta anormal de ganas de comer, o comer muy poco. Se da con más frecuencia en mujeres que varones. La persona empieza por dejar de consumir alimentos de muchas calorías, luego, va dejando de comer otros alimentos que considera que "engordan", hasta que la dieta se reduce a unos pocos productos. Se da una notable pérdida de peso, el rechazo a mantener un peso corporal normal, un miedo intenso a ganar peso, ausencia de menstruación en las mujeres y sentido distorsionado de la forma o tamaño de su cuerpo.
  • Bulimia nerviosa: Se caracteriza por la presencia de atracones de comida, de forma rápida, en un espacio corto de tiempo y suelen ser cantidades de alimentos son mayores a las que una persona normal comería. La característica más importante es la fuerte sensación de falta de control sobre la ingesta de alimento. Suelen tener un peso dentro de lo normal, pero también les preocupa excesivamente engordar, y tienen una visión distorsionada de su cuerpo. Para no ganar peso recurren a métodos de purga inadecuados después de los atracones; como producirse el vómito, uso de
    laxantes, ejercicio en exceso…

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO:

  • Trastorno depresivo: Los trastornos depresivos pueden manifestarse de diversas maneras, con distinta gravedad y variados síntomas. La presencia de tristeza es el síntoma característico, también se da pérdida de placer, fatiga, problemas de concentración, ideación suicida…La diferencia con los adultos es que niños y adolescentes suelen presentar más sentimientos de culpa y síntomas encubiertos como dificultades escolares, rechazo escolar, quejas somáticas…

TRASTORNO DE ANSIEDAD:

Cuando sentimos ansiedad aparecen sensaciones desagradables como temor,  angustia, intranquilidad, desasosiego…que aunque causan malestar, en muchas  ocasiones tienen una función adaptativa. Un nivel "normal" de ansiedad nos ayuda a estar más alerta; el problema aparece cuando los niveles de ansiedad y su duración son excesivos, no tienen causa aparente que los provoque y pueden debilitar, incluso incapacitar a la persona que los padece. Dentro de esta categoría se incluyen algunos trastornos como los siguientes:

  • Trastorno de ansiedad generalizada: se caracteriza por una excesiva ansiedad y preocupación constantes producidas por todo tipo de situaciones.
  • Fobia específica: la ansiedad está producida por la presencia de una situación u objeto concreto.
  • Fobia social: la ansiedad se genera ante cierto tipo de situaciones o actuaciones sociales.
  • Agorafobia: la ansiedad es causada por situaciones o lugares de los que podría ser difícil escapar o no sería fácil recibir ayuda en caso de un ataque de pánico.
  • Trastorno de pánico: se caracteriza por sufrir repetidamente ataques de pánico inesperados que causan mucha preocupación o malestar.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo: La característica principal es que la mente de la  persona se ve invadida de pensamientos persistentes e incontrolables o qu se ve  obligado a repetir y repetir ciertos comportamientos sin sentido. Parecen por tanto obsesiones (ideas, pensamientos…constantes y sin sentido que impiden llevar una vida normal) y compulsiones (conductas o actos mentales repetitivos que la persona se siente obligada a hacer para reducir una obsesión). Un ejemplo es que la persona piensa continuamente que sus manos están sucias y se contaminará y constantemente realiza el "rito" de lavarse las manos.
  • Trastono de ansiedad por separación: el niño presenta una excesiva ansiedad acerca de la separación del hogar o de la gente hacia quienes tiene una fuerte relación de apego, tal como la madre o el padre. Esto le genera malestar personal y le determina para su funcionamiento habitual de cada día.

TRASTORNOS POR CONSUMO DE SUSTANCIAS: Cuando el consumo habitual de sustancias afecta o altera el estado de ánimo y la conducta de la persona, produciendo deterioro y malestar físico, social, familiar, laboral o en cualquier área importante de la vida del consumidor y además aparecen síntomas que se asocian 
al consumo de drogas (dependencia, tolerancia y abstinencia), estaremos hablando de este trastorno.

TRASTORNOS DEL CONTROL DE LOS IMPULSOS: Se  produce un fracaso al resistir un deseo o una tentación de hacer algo que es  perjudicial para uno mismo o para los demás. La característica principal es que  estas acciones no tienen finalidad ninguna, simplemente se produce una gran  tensión y, una vez se realiza la conducta, se siente alivio o placer. Entre las  que tienen su inicio en la adolescencia, podemos encontrar:

  • Cleptomanía: Reiterado fracaso en el  intento de reprimir impulsos de robar objetos. Los robos no son planeados ni en  colaboración con otras personas. No obstante si sienten peligro de arresto no  lo cometen. Los robos no tienen motivo económico ni de venganza o ganancia  personal, simplemente se dan como alivio a un sentimiento de tensión.
  • Piromanía: Reiterados actos de prende fuego a propiedades u objetos de manera deliberada e intencionada. No puede  resistir el impulso a encender fuego y suelen mostrar fascinación, interés y  curiosidad por él y temas relacionados. Es habitual la planificación del incendio, aunque no existe ganancia personal con el acto, sólo el alivio de  tensión.
  • Tricotilomanía: No pueden reprimir el impulso de arrancarse el pelo y conlleva una notoria pérdida del mismo. Lo más habitual es que sea el pelo de la cabeza; aunque puede ocurrir en otras partes del cuerpo. No suele producirse delante de otras personas (excepto de la familia) y puede ocasionar que se eviten las relaciones sociales. Suele aumentar en situaciones de estrés y su curso es muy variable.

FALTA HABILIDADES SOCIALES; la persona tiene dificultad  para llevar a cabo conductas en los contextos interpersonales para expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás y resolviendo de inmediato los problemas surgidos en una situación determinada minimizando la probabilidad de futuros problemas.

BAJA AUTOESTIMA; dificultad para la aceptación de uno mismo y su percepción de la personalidad. La autoestima se forma desde la infancia, por lo que los padres y familiares pueden ayudar en el fortalecimiento de la misma; a partir de alabanzas, cariño y límites coherentes hacia la persona.

ORIENTACIÓN FAMILIAR; Una buena prevención en Salud Mental de niños, adolescentes y jóvenes requiere una atención y orientación adecuada a la realidad familiar que los conforma desde el primer momento de la vida, así como una formación que ayude a los padres a afrontar la tarea educativa desde unos criterios prácticos, que sean respuesta a la realidad de la vida. El papel fundamental de los padres consiste en asegurar la supervivencia de los hijos y también su integración sociocultural. La familia constituye en si misma un contexto sociocultural a través del cual llegan a los niños muchas de las actividades y elementos que son característicos de esa cultura, logrando así que la mente infantil se llene de contenidos, normas y reglas de convivencia que le permita desarrollarse como ser social.