sexología torrejón, trastornos de índole sexual, desvios de índole sexual, desvios sexuales, parafilias, exhibicionismo, fetichismo, travestismo, travestista, frotteurismo, pedofilia, sadismo sexual, voyeurismo

PARAFILIAS O DESVIO DE ÍNDOLE SEXUAL

Parafilias cepsit

Se trata de una conducta íntima donde el placer se obtiene mediante una actividad diferente a la relación sexual misma.

Ciertas parafilias pueden generar daños físicos o psíquicos en algunos de los participantes del acto sexual.

Hay muchos tipos de parafilias como: escatología telefónica o llamadas obscenas, necrofilia (cadáveres), exfolia o bestialismo (animales), coprofilia (heces), orolofilia (orina), clismafilia (enemas), parcialismo o atención centrada exclusivamente en una parte del cuerpo, entre otras.

Las más tratadas psicológicamente por provocar malestar significativo, deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto son:

Exhibicionismo: fantasias sexuales recurrentes y altemente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales que implican la exposición de los propios genitales a un extraño que no lo espera.

Fetichismo: fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes impulsos sexuales o comportamentales ligados al uso de objetos no animados, p.ej. ropa interior femenina, tacones de aguja, etc...

Fetichismo travestista: fantasias sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales que implican el acto de travestirse en un varón heterosexual.

Frotteurismo: fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales ligados al hecho de tocar y rozar una persona en contra de su voluntad.

Masoquismo: fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentes que implican el hecho real no simulado de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.

Pedofilia, paidofilia o pederastia: fantasias sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales que implican actividad sexual con niños, generalmente menores de trece años. Puede limitarse al incesto o ser atracción sexual por niños, niñas o por ambos sexos. La persona tiene al menos dieciséis años y es, por lo menos, cinco años mayor que el niño o los niños.

Sadismo sexual: fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales que implican actos reales, no simulados en los que el sufrimiento psicológico o físico de la víctima es sexualmente excitante para el sujeto.

Trastornos de la identidad sexual: identificación acusada y persistente con el otro sexo que puede ser en niños, adolescentes o adultos.

Voyeurismo: fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamentales que implican el hecho de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en actividad sexual.